Infraestructura Inquieta

VIVIMOS INFRAESTRUCTURA

FUNDAMENTOS DE INFRAESTRUCTURA

ALIANZAS PÚBLICO PRIVADAS (APPs)

ALIANZAS PÚBLICO PRIVADAS

La definición de Alianzas Público Privadas (APPs) para proyectos de infraestructura variará dependiendo del contexto específico del país en el cual se desarrollan, por lo que su definición aún es percibida por practicantes y académicos como ambigua [1].

Sin embargo, en nuestra comunidad entenderemos este término de acuerdo a la siguiente definición: “el término APP se refiere a una relación contractual de cooperación de largo plazo entre los sectores público y privado para el cumplimiento eficiente de tareas públicas combinando los recursos necesarios (p. ej. Know-how, fondos de operación, capital, personal) de los socios y distribuyendo apropiadamente los riesgos según la competencia de la gestión de riesgos de cada socio”[1].

Historia

La historia de las APPs puede ser rastreada desde el Siglo XVIII, cuando las necesidades de urbanización y su consecuente infraestructura crecieron junto con la Revolución Industrial. Este incremento en la demanda de infraestructura puso presión sobre los presupuestos gubernamentales. A pesar de que en este periodo los ingresos de los gobiernos les permitían proveer financiamiento para la infraestructura requerida, los proyectos más grandes fueron ejecutados bajo modelos de concesión o arreglos de franquicia. Como resultado, la primera concesión fue otorgada en 1777 para los hermanos Perrier en París para construir y operar la primera red de agua en la ciudad [3].

APPs modernas

Recientemente, el modelo de APPs en proyectos de infraestructura se puede rastrear a algunas décadas atrás en un túnel privatizado en Hong Kong en los años cincuenta, en Australia donde se llegaron a acuerdos para el desarrollo de infraestructura desde 1988[4]. Desde entonces, a pesar de que los proyectos APP varían en su propósito, industria y tamaño, comparten cuatro características principales [1]:

  1. Los riesgos se comparten entre los sectores público y privado. Usualmente, el sector público maneja las actividades soberanas y el sector privado las de implementación.

  2. Los proyectos se basan en inversión privada y ciclo de vida del proyecto.

  3. La relación contractual entre las partes es de largo plazo (usualmente dura décadas).

  4. Hay innovación relacionada con los resultados, nivel de servicio y mecanismos de pago.

El modelo de APPs ha sido usado alrededor del mundo. En regiones desarrolladas como el Reino Unido y Alemania ha sido usado en la provisión de servicios públicos como educación, salud, manejo de desechos y edificios públicos; pero también en países en desarrollo como China, India, Costa Rica, Chile y otros países Latinoamericanos. Sin embargo, debido a la gran demanda de infraestructura en naciones en desarrollo han sido usadas en los sectores de energía, carreteras y agua[1].

Ventajas

Las razones para el uso extendido de APPs en proyectos de infraestructura yacen en sus ventajas. Primero, el financiamiento del proyecto se mantiene fuera de las hojas de balance del gobierno; segundo, introduce competencia en el desarrollo de infraestructura; tercero, permite acceder a las mejores prácticas de administración y experiencia del sector privado; cuarto, el sector público se reestructura al introducir prácticas y capital del sector privado en la ejecución de servicios públicos tradicionales; y por último, permite alcanzar una mayor eficiencia que los métodos tradicionales en el aprovisionamiento de infraestructura y servicios públicos. 

El modelo de APPs ha sido exitoso en muchos países desarrollados y en desarrollo, en los cuales ha aumentado en valor por el dinero en proyectos como carreteras, puentes, puertos, aeropuertos, ferrocarriles, energía, aprovisionamiento de agua, tratamiento de aguas, redes de telecomunicaciones, escuelas, hoteles, hospitales, prisiones e instalaciones militares[5].   

 

Por ejemplo, en el Reino Unido, una comparación de APPs con respecto al modelo tradicional de contratación pública, resultó en ahorros de 15% en carreteras, 10% en los proyectos de cárceles de Bridgend y Fazakerley, 60% en el sistema nacional de seguros y 40% en el proyecto de Tecnologías de la Información (TI) para casos de inmigración del Ministerio del Interior. En general, las APPs han producido ahorros entre el 17% y 25% en todos los sectores del Reino Unido durante la primera década del Siglo XXI[1].

 

Retos

Por otra parte, las APPs también han encontrado obstáculos. Uno de ellos es el progreso lento en su implementación y, a pesar de que representa una porción muy pequeña del total de proyectos de infraestructura, usualmente afrontan fuerte oposición pública[5]. Algunos ejemplos incluyen proyectos privatizados en Laos, Estados Unidos, fallas en dos proyectos concesionados en Tailandia debido a la inestabilidad política, el Proyecto nacional de alcantarillado en Malasia [5]. También podemos incluir proyectos en Costa Rica que han enfrentado una fuerte oposición social como Ruta 27 San José Caldera y Corredor San José San Ramón.

 

En general hay un incremento en el rechazo popular del involucramiento del sector privado en la ejecución de servicios públicos, lo que se vuelve más notorio en países en vías de desarrollo [2]. Sin embargo, esos problemas no son una sorpresa ya que los proyectos APP ofrecen un amplio rango de riesgos e incertidumbre, contratos de largo plazo, múltiples involucrados y falta de experiencia [5].

[1]Alfen, H. Q., Kalidindi, S., Ogunlana, S., Wang, S.Q., Abednego, M.,  Frank-Jungbecker, A., Jan, A., Ke, Y., Liu, Y.W., Singh, L.B., Zhao, G. F. (2009). Public-Private Partnership in Infrastructure Development: Case Studies from Asia and Europe. Bauhaus-Universität Weimar.

[2]Estache, A., Juan, E., Trujillo, L. (2007). Public-Private Partnerships in Transport. The World Bank.

[3]Grafton, Q., Daniell, K.A., Nauges, C., Rinaudo, J.D., and Wai Wah Chan, N. (2015). Understanding and Managing Urban Water in Transition. Volume 15 of Global Issues in Water Policy. Springer. ISBN 940179801X, 9789401798013; p. 430.

[4]Grimsey, D., Lewis, M.K. (2007). Public Private Partnerships and Public Procurement. Agenda, Volume 14, Number 2, 2007, pages 171-188.

[5]Zhang, X. (2005). Critical success factors for Public-Private Partnerships in Infrastructure Development. J. Constr. Eng. Manage., 2005, 131(1):3-14.

Please reload

  • Grey LinkedIn Icon
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
© 2019 by Infraestructura Inquieta